viernes, 9 de noviembre de 2007

Comienza una nueva etapa: llega la familia


En un par de horas iniciamos una nueva etapa: llegan María Elena, Carlos E., Juan F. y Amelia E. Han sido dos meses de carreras para nosotros. Por un lado MES desocupando La Luna y por otro lado yo preparándoles todo acá en Citadel. Cuando lleguen al apartamento, tendrán 24 horas despiertos, así que los espero extenuados.

No sólo físicamente. Las despedidas no fueron fáciles, fueron varias y cada uno lo vivió a su manera. Juan Fran tiene ya 3 días con fiebre, Amelita ha tenido momentos de mucha tristeza en estos dos meses y MES, creo que como yo, se protegió contra las emociones, pero cuando baje la guardia quizás le lleguen todas juntas.

Este es un fin de semana largo en Canadá, así que tendrán tiempo de reponerse, me toca consentirlos todo lo que pueda. El martes comenzaremos las diligencias frente al Seguro, al Gobierno y a la Escuela. Así que tendremos chance de preparles fotos de la llegada!. Iba a nevar este fin de semana, pero que va, ya anuncian que no será así, tendremos días por encima de los 5°C... sabroso!

Bueno mis queridos todos, comienza una nueva etapa. Estos dos meses que pasé solo no estuvieron tan malos. Sigo confiado en que muy pronto conseguiré ese trabajo esquivo y la presión económica bajará. Pronto publicaré fotos del apartamento FULL!!!

Algunos pueden pensar que la luna entra en eclipse, más no se preocupen, los eclipsen pasan, la luna volverá a brillar. :-D
ciao jc

3 comentarios:

Daniela dijo...

Por fin Juancito tienes a tu familia....pero a nosotros nos hacen mucha falta. Que tal la travesia con esas pocas maletas?Como llegaron? Bueno un beso a todos

Leojahn dijo...

Que buena foto!!!!! Y se ven todos felices. Si Juan Francisco se siente mal ni se le nota. Espero que la adaptación de todos sea lo más rápido posible. Esa es una mesa de cuatro patas (por ahora) y se necesita que todas ellas estén bien apoyadas. Besos a las mujeres Otero Stohr y a Juan Francisco y un abrazo para Juan Carlos y mi amigo Carlitos.

Anónimo dijo...

La verdad que hasta el conejo se ve feliz..No veo la hora de oir los cuentos del colegio ojala sea chevere como el San Ignacio.
CAMBIO GASOLINA POR LECHE DESCREMADA!!!!!!!!!!
Nos hacen mucha falta, tenia tiempo sin abrir el blog por problemas emotivos de mi persona. No fue tan fuerte....Me falta ver el Alce.