miércoles, 12 de septiembre de 2007

Primera semana en Calgary

Hoy cumplí mi primera semana como imigrante en Calgary, Canadá. El balance sigue siendo muy positivo. Esta ciudad tiene una infraestructura importante, moderna, eficiente y funcional, pero casi no hay personas que la aprovechen :-D al menos así me parece.

El otro día estuve en downtown y tenía una sensación extraña, había algo que me llamaba la atención pero no sabía que era, hasta que al fín lo note: casi no hay carros. Los carros que pasan al mediodía por Calgary Downtown son los mismos que pasan por una calle del suburbio donde estoy. No hay colas, no hay cornetas, no hay casi gente, es increible. Todos en las oficinas trabajando. Dicen que luego de las 6 es una ciudad casi desierta. Y yo que casi llego a un apartamento en el medio de la ciudad, confiando quizás que sería como Chicago.

Yo en lo mismo, que si el banco, que si los papeles, que si arreglo el CV, que si ayudo a los anfitriones a pintar un poco la casa, o a limpiar, etc. Leyendo sobre como es el asunto de buscar trabajo, que si las relaciones, el networking, etc. Ya corrí por la urbanización, hoy fuí al YMCA (no, no tiene nada que ver con gays, es solo la canción), etc. Incluso ya recibí el primer rechazo a mi CV, una empresa me escribió para decirme que "no, gracias, yo te llamo si surge algo". Pero como dijo Genoveva en la famosa obra de teatro "estoy feliz, porque aunque no me llegan cartas, comenzó a llegar el cartero".

La catira y los niños ya de vuelta a Caracas, espero sean atendidos por la familia, para que les cuenten todas las cosas graciosas de este viaje.

El sábado veré dos casas en alquiler a ver que tal, para alquilar una a partir del 1ro de octubre. Poco a poco aceleraré la entrega de Resume.

Los quiero y recuerdo, sigan escribiéndome (*)
ciao jc

PD: (*) ¿se nota el sarcasmo?


2 comentarios:

Jose J. Arocha dijo...

Cónchale primo, bienvenido a norte américa!!! Mucha suerte en la búsqueda de casa y con los CVs. Eso de llegar a un sitio nuevo sin puntas de lanza en networking no es cosa fácil. Mi programa en Stanford ayudó mucho a poner pié acá. Se me estaba ocurriendo algo.

Muchas veces la gente rechaza porque existe un grado de riesgo o desconfianza en el hecho que no eres local, etc que no quieren asumir. Y muchas veces ese riesgo se reduce significativamente cuando tienes una introducción de confianza para quien ofrece la plaza de trabajo o quien pudiese ofrecerla. Entonces, aquí va mi sugerencia, ofrécete como voluntario en el mejor lugar donde quieres trabajar. Dales el chance que te conozcan y bajen la guardia sin mayor riesgo para ellos. Una vez que te conozcan tendrán mejor base para ofrecerte algo y sentirse cómodos con esa decisión. Lo otro que ganas a consecuencia de tu oferta de voluntariado es networks, relaciones sociales que antes no existian y que en el peor de los casos, aun cuando no te ofrezcan algo, ellos pueden llevarte a otro espacio donde hayan otras oportunidades. Lo otro bueno de voluntariarte es que puedes arrancar ya. Cero esperas en el mejor de los casos. Para una persona con tantos años de experiencia y credenciales podrá sonar extraño pero creo que podría ser interesante.

Lo otro que ocurrirá cuando lleguen tus chamos es que el networking con los padres de los compañeros de clase te ayudará también a hacerte parte del sitio. Y los padres trabajan en empresas también! Asi que esas relaciones pueden ayudar con una introducción más cálida.

Tips de inmigrante con nueva carrera.

Un abrazo y mucho éxito. Estaré pendiente de tu blog con tu RSS. (Bienvenido a la blogosfera también!

Anónimo dijo...

Pues que tal que hoy es que me vengo a actualizar. Juan todo muy chevere, no sabia la aneda de tus hijos artistas...
La fiesta de mi papa se ve que quedo chevere. Felicitaciones a Meo, porque desde las rosas para abajo se ven espectacular.
Y me encanta el blog de Rosaelena, por aquello de la receta de los dulces.